Como educar a los niños en el consumo responsable

¿Como educar a los niños en el consumo responsable?

Cada elección que hacemos como consumidor tiene un impacto en el medio ambiente y en la sociedad. Cuando elegimos algo porque es ecológico o sociálmente justo, facilitamos el desarrollo de más productos y servicios en el futuro. Ser un consumidor responsable es darse cuenta de que tenemos el poder de ayudar a cambiar el mundo a través de las elecciones que tomamos todos los días.

El consumo responsable es un movimiento ciudadano democrático. Influye en el comportamiento de los fabricantes, distribuidores y minoristas, y alienta a los tomadores de decisiones a adoptar políticas que protejan el medio ambiente y los derechos de los ciudadanos.

Hay preguntas que uno debe hacerse antes de comprar para hacer un consumo responsable

Comprar es un medio para un fin, no un fin en sí mismo. Para guiar sus elecciones, sugerimos usar las 4R:

  • Reducir
  • Reutilizar
  • Reciclar
  • Recuperar

 Primero hay que preguntarse, ¿es realmente necesaria esta compra? Si no se puede evitar, opta por productos y servicios que tengan menos impacto ambiental y que muestren responsabilidad social. Estas pautas pueden no parecer mucho, pero si nosotros las seguimos con la suficiente frecuencia, tendrán un gran impacto. Para asegurarse de elegir productos y servicios con menos efectos ambientales y sociales adversos, ten en cuenta su ciclo de vida completo, desde el diseño hasta la eliminación.

¿Por que es tan importante educar a los niños a comprar responsáblemente?

Está claro que son el futuro, y aunque las generaciones anteriores tenemos aun mucho que decir y mucho por mejorar, nuestro comportamiento, el de la mayoría, está viciado por tantos años de malos hábitos.

Son los niños de hoy, convirtiéndose en consumidores responsables mañana, los que asegurarán la supervivencia del planeta (mejor dicho la supervivencia de la raza humana en el planeta).

Consejos para educar en consumo responsable

El consumo responsable se resume en enseñar dos máximas a los pequeños: “consumir menos y de un modo más sostenible“. Esto es fundamental junto con la explicación de las cuatro Rs que antes hemos mencionado. Pero hay muchos más consejos que puedes poner en práctica junto con tus hijos:

1. Dar ejemplo

El ejemplo es la mejor escuela, pues los adultos, sea el rol que asumamos (padres, educadores, divulgadores…) “somos el principal modelo en el que se fijan los más pequeños a la hora de adquirir pautas y hábitos de conducta”. Está claro que si quieres que tu hijo lea, lo mejor es que te vea lee, si no quieres que fume…

2. Educar jugando

Apunta a tus hijos a talleres o a actividades en ludotecas donde se realicen juegos sobre consumo… o puedes fomentarlos tú mismo en casa: jugar a los comercios, hacer juguetes con materiales reciclados, etc. Muchas veces basta con dar una pequeña vuelta de tuerca a los juegos y juguetes tradicionales.

Para que el mensaje llegue hay que adaptar el lenguaje a los niños y poner ejemplos fáciles y cercanos.

Otra iniciativa es el concurso escolar Consumópolis, que organiza el Gobierno de España en colaboración con diferentes comunidades autónomas. Es una iniciativa “perfecta para impulsar, a través del juego, el desarrollo de hábitos de consumo responsable entre la población escolar”, explican desde la Junta de Andalucía. Los chicos deben superar distintas pruebas y etapas, “algo que hace que aprendan casi sin darse cuenta y de forma natural a practicar un consumo responsable en su día a día”. Este tipo de iniciativas lúdicas son una excelente forma de que los contenidos sean interiorizados.

3. Enseña a consumir menos

Puedes educar a tu hijo al hacer la compra haciendo que se cuestione “qué es prescindible y qué no”, en realidad a los niños les encanta poder decidir, dales las herramientas para que puedan elegir en base a los criterios de un consumo responsable. En poco tiempo tirarán ellos de ti.

Debemos explicar a los niños que es crucial consumir menos, porque el reciclaje no es la solución a las toneladas de residuos que generamos. Lejos de lo que pensamos, una buena parte de ellos ni se reutilizan ni se transforman. Si queremos limpiar hay que reducir, no hay otra..

4. Compra productos sostenibles

Hay que educar para consumir de manera sostenible. Al hacer las compras enseña a tus niños a elegir los productos por su precio y su calidad, pero también porque sean respetuosos con el medio ambiente. ¿Cómo? Algunos ejemplos:

  • Adquirir artículos con envases ligeros (no sobreenvasados).
  • Apostar por los productos a granel.
  • Sustituir las bolsas de plástico de un solo uso por bolsas reutilizables, cestas, capazos
  • Usar el típico carrito para hacer la compra para no emplear bolsas para el transporte.
  • Evitar beber agua embotellada en plástico; solo en vidrio u otro tipo de envase. Lo más conveniente es beber agua del grifo en lugar de adquirir agua embotellada.

Hasta aquí llega nuestro artículo de hoy, esperamos haberte entretenido e ilustrado sobre un problema global que tienen las actuales generaciones. Si tienes algo que aportar puedes hacerlo en la sección de comentarios de nuestro blog de medio ambiente y sostenibilidad.

A %d blogueros les gusta esto: